Pasos para rescatar un teléfono mojado

Celular Mojado

INFOTECH - 6 octubre, 2012

Seguramente son pocos los seres humanos que no se han visto en el aprieto de que su móvil haya caído al agua y que la emoción del momento le  haya hecho actuar sin pensar.

Como si de una receta se tratara, para salvar tu celular necesitarás papel toalla, hisopos, arroz, una toalla, un secador de pelo o una aspiradora y mucha paciencia.

Aquí te traemos los pasos para poder salvar tu móvil pero debes saber que el éxito de la operación dependerá de qué tan rápido actúes, el tipo de líquido que afectó el teléfono y cuánto tiempo estuvo expuesto.  Por ejemplo: si el móvil cayó en agua salada, es menos probable que sobreviva porque la sal corroe las partes del aparato y daña al instante la tarjeta SIM.

1. Apaga el móvil de inmediato y saca la batería.

2. Quita todo lo desmontable del aparato.  Aunque el celular no se pueda salvar, puedes salvar la información que hay en la tarjeta SIM, la tarjeta de memoria y salvar el resto de cosas desmontables del dispositivo.

3. Extrae la mayor cantidad de líquido posible.  Lo recomendable es usar papel toalla pero hay que hacerlo con cuidado, dejando que el papel absorba en vez de frotar, para evitar que queden restos del papel en las ranuras del aparato.

4. Secar el líquido restante.  Para esto se puede utilizar una lata de aire comprimido de las que se utilizan para limpiar teclados, una aspiradora o un secador de pelo, pero no debe nunca pegarse al aparato sino acercarlo un poco y, en caso de utilizar el secador de pelo, usarlo en la temperatura mínima porque, de lo contrario, se freirán las partes del móvil.

5. Cubre todas las piezas con arroz.  Para esto también sirven las bolsas de sílice (las que traen los zapatos y las carteras), en caso de que tengas muchas.  Cubre las piezas del móvil con arroz por varias horas o preferiblemente un día completo cambiándolas de posición de vez en cuando y si se colocan dentro de un envase, mejor.

6. Retirar el celular del arroz y colocarlo sobre una toalla.  Se puede utilizar un hisopo humedecido en alcohol puro para los toques finales, pero si aún tiene líquido el aparato, es mejor repetir el paso 5.

7. Armar el aparato.  Una vez seco, retirar los restos de arroz en caso de que tenga y encender el aparato.  Si no enciende, probablemente esté descargado, así que conectalo al cargador y si se activa, ¡has salvado tu teléfono!

Fuente: Baluart.net